hipotecas

 

 

 

 

ELEGIR PLAZO DE AMORTIZACION DE UNA HIPOTECA

 

El plazo de tiempo que durará una hipoteca es el tiempo durante el cual, en condiciones normales, y sin amortizaciones anticipadas (reducción de tiempo), estaremos pagando cuotas.

 

Las entidades financieras son conscientes que las necesidades de los usuarios son distintas en cada caso y en cada momento, y por tanto, ofrecen un abanico de posibilidades tan amplio como el cliente quiera, siempre y cuando cumpla una serie de requisitos mínimos.

 

Tal es así que en el mercado, hoy en día, se ofrece la posibilidad de financiar una hipoteca desde meses, hasta incluso 35 años (bueno, también existen hipotecas a 50 años, pero en este caso, casi  dejaríamos en herencia una hipoteca a los posibles herederos).

 

 

LÍMITES

 

La entidad financiera, a este respecto, y por lo general, solo le va a imponer un límite, y no es otro que usted PUEDA PAGAR la hipoteca.

 

Por lo tanto, es norma habitual poner como límite la edad de 65 - 70 años para dar por finalizada la hipoteca, es decir:

 

  • Si tiene hasta 30 años, le pueden permitir financiar hasta 35 - 40 años.

  • Si tiene 50 años, no piense que le van a conceder un préstamo por 30 años, sino que a lo sumo, 15 - 20 años.

Estamos hablando de límites y normas generales, luego, en cada caso concreto, se pueden hacer excepciones, en función de las condiciones y necesidades de cada cliente, del tipo de cliente de qué se trate, su antigüedad y confianza en la entidad, nivel de ingresos, etc.

 

 

MAS TIEMPO, MAS INTERESES

 

A medida que el plazo de la hipoteca aumenta, MAS son los intereses que se deben pagar.

 

Por ello, es evidente que cuanto mas breve o corto sea el plazo de devolución de la hipoteca, menos intereses pagara.

 

Ejemplo: suponga que solicita una hipoteca de 100.000 euros, a un tipo de interés del 4.00%. En tal caso:

 

Plazo de tiempo Tipo Intereses pagados Diferencia
5 años 4.00 10.499 0
10 años 4.00 21.494 10.995
15 años 4.00 33.143 22.644
20 años 4.00 45.435 34.936
25 años 4.00 58.351 47.852
30 años 4.00 71.869 61.370
35 años 4.00 85.963 75.464

Es evidente que, en principio, a usted le interesa que el préstamo, cuanto menos dure, mejor.

 

Pero esto no es del todo cierto, y lo veremos a continuación.

 

 

¿CUÁL ES EL PLAZO QUE MAS ME CONVIENE?

 

A la hora de elegir el plazo de amortización de una hipoteca existen múltiples factores que intervienen, y en función de cada persona, y su caso en particular, pueden adquirir mayor o menor protagonismo.

 

 

Cuotas mensuales

 

El mayor problema a la hora de calcular el plazo de una hipoteca es saber QUÉ CANTIDAD hay que pagar al mes. Debido a la subida continua de la vivienda, los préstamos hipotecarios que el cliente necesita son de mayor cantidad. Como los sueldos o ingresos no suben en esa proporción, la única manera de mantener una cuota mensual asumible no es otra que ALARGAR el plazo de amortización.

 

Por lo tanto, como primera medida, usted deberá saber qué cantidad de préstamo necesita, y a continuación, saber qué cantidad mensual puede asumir en el pago de la hipoteca. Con estos dos datos, y teniendo en cuenta el tipo de interés aproximado que puede aplicarse, sabrá el PLAZO MÍNIMO que deberá pedir su hipoteca.

 

Las entidades financieras suelen recomendar, como norma general, que la cantidad destinada al pago de una hipoteca sea del 30% del total de los ingresos. Cada día, este objetivo es mas ''utópico'', llegando al 50 - 60 % del endeudamiento.

 

Piense que una hipoteca es para muchos años, y que no es agradable ''estar endeudado hasta las cejas'', sin margen de maniobra para vacaciones, calidad de vida, viajes, compra de un coche, caprichos, etc, etc.

 

 

Fiscalidad

 

Una de las ventajas que supone pagar un préstamo hipotecario es la de aprovecharse de las ventajas fiscales que posee, es decir,  poder desgravarse en la ''declaración de la renta'' si se trata de la vivienda habitual. A tal efecto, la Ley permite, como máximo, desgravarse 9.000 euros por año. Por lo tanto, si el plazo de tiempo solicitado en la hipoteca es pequeño, la cuota mensual a pagar es alta, y puede que supere dicho límite de 9.000 euros, Y QUE NO SE PUEDA DESGRAVAR el exceso.

 

Un buen consejo sería que no calculase la cuota a pagar en función de límite máximo, sino que dejara un ''margen de maniobra'', para que aquellos años que pueda hacerlo, y tenga dinero en exceso, lo pueda destinar a amortizar el préstamo.